26.5.16

De los limites del arte, si los tiene


En esto se ha convertido el llamado Arte contemporáneo, un tipo tira unos lentes en una galería de arte y la gente en vez de tomarlos y llevarlos a recepción cree que son parte de una muestra artística y comienza a tomarle fotografías y suponer reflexiones al respecto de un simple par de lentes. Los limites del Ready Made, la intervención de los objetos a través del arte o un happening son cada vez más difusos. El Tropos se pervierte y leer / releer manuales de historia del arte se hace esencial y complejo al mismo tiempo. El arte se desbordó a sí mismo, exhausto de ya no poder inventar comenzó a recrearse en su ser, a inventarse como categoría, como elemento de la realidad. Yo veo eso y que la obra de arte es la totalidad, los lentes, los espectadores y los boludos que le sacan fotos a una gafas de aumento. La obra de arte nos dice a lo que hemos llegado, nos explica que hay toda una turba de seres que con tal de simular pertenecer a cierto encajonamiento son capaces de detenerse a fingir que admiran algo que no admiran. Adentro del museo todo es arte, la obra, y el espectador. El espacio geográfico que conocemos como museo es una experiencia que lo transforma a uno en la obra, eso es lo que veo y entiendo cuando me topo con esta secuencia fotográfica.

25.5.16

Políticamente Correctos

Vamos a tener que fingirlo todo, señores. A ese mundo vamos, a un mundo de cartón en el que puertas adentro más o menos decimos cada tanto lo que de verdad pensamos, pero luego, cuado salimos al ruedo somos complacientes con el resto y decimos lo que creemos que quieren oír. Y lo decimos nosotros y lo dicen ellos, porque también opera coercitivamente sobre ellos la corrección política: ellos también creen decir lo que yo quiero oír.
Es así que nos vamos a madrugar con un mundo como este que tenemos, donde palabras (colecciones de sonidos asociados a una huella mental, pero vacías en su entelequia, en su más íntimo no-ser) que con sólo ser pronunciadas son motivo de reprobación zoocial, de miradas suspicaces y comentarios por lo bajo. Vivimos en un mundo en el que decir judío, negro, puto o miles de cosas más es de por sí aparentemente un insulto para alguien. Ahora resulta que si decís "ahí, al lado del negro" estás discriminando al tipo que digas lo que digas va a ser siendo negro. Discriminación es otra cosa, hombre. Hemos cruzado el límite de lo literal y ahora cualquier cosa que pueda ser entendida como insulto parece serlo. Hay cosas que se sobrentienden, y el lenguaje tiene de eso, también. Esta moda de sociólogos y nenes de apartamento de ver discriminación y sexismo en todo va a terminar por aniquilar nuestras mentes. No todo lo que se dice es dicho con intenciones ni trasfondos discriminatorios. Es obvio que la discriminación a todos esos colectivos hoy sobreprotegidos al punto de la hipersensibilidad de padre primerizo psicópata es algo objetivo y existe, pero no es ni obvio ni real que todos estemos infectados de ese tipo de prácticas. A veces le decimos puto a un puto simplemente porque es parte de lo que es: un puto.

22.5.16

Geometría cósmica

Fuente de todo el post
Estas imágenes muestran 8 años de la órbita de Venus o 5 ciclos sinódicos, esto es igual a 584 días, que son los días que tarda Venus en alinearse con el Sol con respecto a la Tierra, en una conjunción inferior (esto sería equivalente a un eclipse si estuviéramos hablando de la Luna). Sínodo significa encuentros, estos son los cinco puntos de encuentro en un periodo de 8 años en los que Venus se interpone, por así decirlo, entre el Sol y la Tierra. Existe una asombrosa relación matemática en esto, dado que 8 órbitas de la Tierra coinciden de manera casi exactamente con 13 de Venus, formando una proporción 5: 8. Esto también es conocido como “resonancia sinódica”. Venus tarda 224.7 días en dar una vuelta al Sol.




16.5.16

Ontologías: la cosa que llamamos "conocimiento"

flujo y reflujo
el conocimiento es una entidad no susceptible de clasificaciones como existir - no existir. su lógica, shrödinger puro, hace que no sea posible acceder de modo impoluto al mismo. subyace en el conocimiento como arquetipo una imposibilidad, no podemos conocer sin modificar el concepto de sabiduría al hacerlo, en otras palabras: modificamos la forma de acceder al conocimiento cada vez que reincidimos accediendo al mismo. el acto de entender compone violentar (como Pierre Bourdieu lo entendía, simbólicamente) el arjé primigenio del que todo está elaborado, y es una violencia reversible, dirigida a cada uno de los participantes del acto. un vector fluye hacia el objeto cognosible, lo empapa hasta hacerlo permeable a nuestro lenguaje, que no es sino nuestra técnica para conocer, lo único que realmente conocemos (véase Ludwig Wittgenstein & Bertrand Russell). otro vector, de igual potencia, refluye en sentido inverso al anterior, dirigido al sujeto conocedor, lo impacta a borbotones del mismo modo, arrollador, en nuestro intelecto se introduce vía fórceps una concatenación de estructuras ficticias (a menudo un juego de cajas, una matrioska mental) destinadas a convertirse en ideas-mito, el theoreo griego arma una estantería lógica de conceptos y no-ceptos en esa inundación de vigas y visagras, violenta la cautivante ingenuidad humana y la pervierte, transforma al humano en inteligencia: "leer entre líneas".
equilibrio
se accede (o no) a la sabiduría sin tener contacto con su entelequia misma, pues, y para hacerlo es necesario puntualizar que el conocimiento siempre está en equilibrio; si un sujeto se adentra en un sustrato del conocimiento es porque otro se aleja en exacta proporción del mismo. hay una sola energía del conocimiento y no es posible un desbalance en la misma, se mueve en vaivén, pendularmente oscila entre los sujetos, de modo termodinámico, realizando automáticamente imperceptibles correcciones en sus distribuciones internas para asegurarse de no afectar la estabilidad del Sistema de conocimiento. en esa danza sometida a fuerzas inerciales, física pura, las coordenadas de cada saber siempre serán idénticas, acceder o no a ellas será cuestión de espacio, no de acumulación o tiempo, dicho simple: tiene que haber espacio para que vos aprendas. tiene que ceder alguien para vos avances. tiene que dejar ser ser algo para que vos puedas, ahora, ser.

9.5.16

de las identidades

Dormir en Pto Madero
Los quiero ver explicando coherentemente que tiene sentido el hecho de que te adjunten un número identificatorio que vas a portar durante toda tu existencia, todo tu paso a través de este coso. Las identidades numéricas, de afán contabilizador, me aterran de sobremanera, sobre todo porque me recuerdan que para alguien soy un número. Prefiero la mentira caprichosa de los nombres, sus asociaciones míticas, sus explicaciones vagas ("te puse Alexis porque es lindo") y el sinsentido de tener apellidos, esas palabras que se supone te ligan a territorios o profesiones que sostienen la ilusión de que pertenecés al menos en una gota de sangre a cierta filiación tuya muy lejana. muy lejana. tanto que no sabés nada de su supuesta existencia, prácticamente. me voy, se me hace tarde.

5.5.16

Al sur de la frontera: Por qué escribimos de izquierda a derecha

Me gustó mucho este post que vi, hecho por el cual lo difundo ya que su contenido me parece extremadamente importante.



Al sur de la frontera: Por qué escribimos de izquierda a derecha: Flowers from Granmother's Garden, de Andrei Zadorine "La razón de que escribamos de izquierda a derecha y no al revés, como ...

4.5.16

Aurora meets sunrise

foto de 

ahí donde todo termina - todo comienza. el metro de espacio donde podés ver que la luz llega, el día se te viene encima, pero vos sos tan brevemente pequeño ante esa dimensional inmensidad que sólo atinás a imaginarte lo que sucede, entre tanto ver que "está clareando"... el espectáculo no ni la luz, ni la aurora ni el día en forma de resplandor. el espectáculo es el privilegio de existir, y como dijo Beckett, para existir necesitás que te perciban.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...