26.1.16

Combatiendo el terrorismo

Desde la idioteca sugiero una campaña con la cual, basado en el rotundo e incuestionable éxito de las campañas antitábaco, podremos combatir ese mal tan grave y frecuente que es el terrorismo, el único mal de la humanidad, podríamos decir. Los terroristas hacen atentados con AK47s porque, me permito suponer, no saben lo malas que son estas armas. Ellos en realidad desconocen el daño que producen. Es entonces que lo que hay que hacer es informar esto. Estamos ante un error de comunicación (o de INcomunicación, más bien) que transgrede normas que no me voy a poner a enumerar, pero que en resumen es fácilmente soluble. Lo único que hay que hacer es poner cartelitos en las AK47 y prohibir la publicidad de estos productos.


19.1.16

Un Troll llamado Adam Smith

“Supongamos que el gran imperio de China, con sus miríadas de habitantes, fuera engullido súbitamente por un terremoto, y consideremos cómo reaccionaría un hombre de humanidad en Europa que no tuviera ninguna clase de conexión con aquella parte del mundo al recibir inteligencia de esa terrible calamidad. En primer lugar, imagino, expresaría de manera inequívoca su tristeza por la desgracia de ese infeliz pueblo, haría muchas reflexiones melancólicas acerca de la precariedad de la vida humana y la vanidad de todas las labores del hombre, que pueden ser así aniquiladas en un instante. También entraría quizás, si fuese un hombre de especulación, en muchos razonamientos concernientes a los efectos que este desastre podría producir sobre el comercio en Europa, y sobre el comercio y el devenir del mundo en general. Y cuando toda esta excelente filosofía hubiese terminado, cuando todos estos humanitarios sentimientos hubiesen sido expresados suficientemente, continuaría con sus asuntos o sus placeres, tomando su reposo o su ocio con la misma calma y tranquilidad que hubiera tenido de no haber sucedido tal accidente. El desastre más frívolo que pudiera acaecerle ocasionaría una alteración más real. Si fuera a perder su dedo meñique mañana, no dormiría esta noche; pero, siempre que no pudiera verlos, roncaría con la más profunda seguridad tras la ruina de cien millones de sus semejantes.” Esto lo redactó un tal Adam Smith, por ahí te suena como "padre del Capitalismo" o cosas así. A Adam Smith, en 2015, le llamarían trol. Pero Smith tan solo señalaba lo obvio: que a ti, querido lector, tampoco te importan un carajo los refugiados sirios. La buena noticia es que es mutuo. ¿y sabés por qué? porque ambos saben que desde su pequeño lugar en el mundo lo que pueden hacer para colaborar ayudando a alguien en la otra punta del globo es sencillamente poco y nada. Por esa razón nos emociona más la muerte del tío de nuestro vecino que miles de africanos pasando hambre, por decirlo con un eufemismo. Nos concentramos en lo que sabemos que podemos resolver, enfocamos nuestra energía emocional (recontra limitada) en aquella cosas por las que podemos hacer algo efectivo. Para decirlo en otras palabras, no nos gastamos al pedo.

13.1.16

Googleá Katmandú

SOPLLO
Nunca doné dinero a ninguna causa, no que lo recuerde al menos. Sí tiempo, me he sumado a algunas cosas que no viene al caso relatar pero nunca dinero, creo. Diferentes experimentos han demostrado que tendemos a donar más dinero si se nos dice que el beneficiario será un niño que se muere de hambre que si se nos dice que serán ocho. La proporción, por si a alguien le interesa conocerla, es de once dólares de media para un solo niño por cinco dólares de media para ocho niños. ¿por qué, somos tribuneros, nos emociona "la historia de vida" cuando tiene una cara y cuerpo? Yo creo más en un Homo œconomicus StuartMillésiano, un tipo que determina que su aporte, por pequeño que sea, es más decisivo cuando va dirigido a una sola persona que cuando tiene que ser dividido entre muchas. Creo que eso subyace en nuestro ser sin que tengamos total conocimiento de cómo ese proceso opera sobre nosotros. 

Una segunda versión del experimento ofrecía a los participantes tres opciones:

1. Donar una cantidad voluntaria a una niña famélica de la que se enseñaba una foto.

2. Donar una cantidad voluntaria para «miles» de niños famélicos.

3. Donar una cantidad voluntaria para la niña de la foto, tras ser informados de la existencia de «miles» de niños famélicos como ella.


En el primer caso se donaron 2,25 $ de media. En el segundo, 1,15 $. En el tercero, 1,40.

Por otra parte, está claro que así como tenemos el fumador social o al fumador pasivo, también tenemos al donador social, un tipo que sólo dona para contarle al mundo que lo hizo; o algo donador pasivo, que es aquel  que no tiene dinero pero se suma con su mejor sentimiento a las donaciones de alguien más (pensemos en un niño, quien dona dinero que no le pertenece). Del mismo modo, y como toda abundancia pasa rapidamente a ser exceso, tenemos al donatómano, un tipo cuya nicotina es darle al resto, y dar sin terminar de entender bien porqué. Dar "porque está bien dar". Dar con la mano caliente para recibir con la mano fría, como me dice una señora millonaria que conozco y que practica una especie de budismo chic. Esa señora es encantadora, tiene la candidez de un niño, dice que su vida cambió cuando viajó a "Katmandú, India". No se los voy a decir yo, gogleén Katmandú.

7.1.16

Un ET llamado Donald Brown

Virgen sobre mate
El antropólogo estadounidense Donald E. Brown recopiló todos aquellos rasgos de la conducta y el lenguaje que son comunes a todos los seres humanos independientemente de su raza, edad, sexo, estatus económico, cultura o religión. Entre esos rasgos, para los que no se conoce excepción alguna, subyace mucho de lo que como especie somos. Tengo la sensación de que si un extraterrestre llega y nos investiga comenzaría a también anotar esta lista de características. Huir de esto es por lo tanto huir de lo humano, de lo que nos pertenece como especie. Personalmente creo que por lo menos necesitamos cuestionarnos esta lista, entender qué dice de nosotros. Al hacerlo podremos ser un poco más conscientes de nuestros actos, elegirlos. 
Hay más, pero las características que consideré más salientes se encuentran a continuación:

-Las armas.

-Ingestión de Sustancias que modifican los estados de ánimo, 

-La prohibición del asesinato.

-Los celos sexuales

-El comercio.

-Las creencias falsas.

-La distinción entre los miembros del grupo y los extraños.

-Una mayor atención de las hembras por los hijos.

-La identidad colectiva.

-El miedo infantil a los extraños.

-La distinción entre parientes cercanos y lejanos.

-El nepotismo.

-La territorialidad.

-La distinción entre el «yo» y «el otro».

2.1.16

el GIF de Sísifo

El Sísifo de Franz Stuck
El castigo, para ir resumiendo, que toca en desgracia a Sísifo es un GIF, un movimiento loopeado. Sísifo se ve obligado a subir una piedra por una montaña, y el kafkiano castigo es que cuando está por terminar de hacerlo la piedra siempre irredimiblemente cae montaña abajo y todo vuelve a comenzar.
Sin saberlo, los griegos estaban dando origen al concepto de "kafkiano", y lo estaban haciendo miles de años antes de que nazca Franz, el praguense. Pero sobre todo, lo que los griegos estaban haciendo era concebir la idea de lo que hoy conocemos como GIF: una imagen repetida hasta el punto del hartazgo mismo. El mito de Sísifo es el primer antecedente de la existencia de un GIF. Sísifo es un GIF andante, su castigo, su tarea, es repetirse indefinidamente. Los ciclos tienen eso, los años nacen sísifeicamente, empujando pedruzcos malditos, cual hormiga Sisyphus.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...