25.6.15

V.I.T.R.I.O.L.

V.I.T.R.I.O.L.
V.I.T.R.I.O.L. "Visita interiora terrae rectificando invenies occultum lapidem" traducible como "visita el interior de las partes de la tierra; por la rectificación ellos deberían encontrar la piedra oculta." 


Se trata de un concepto tomado de la alquimia que ha sido considerado base espiritual de numerosas logias como los masones, por ejemplo. La palabra se compone realmente de las iniciales de una oración latina: VISITA INTERIORA TERRA RECTIFICANDO INVENIES OCCULTUM LAPIDEM

Visita el interior de la tierra y rectificando usted encontrará la piedra oculta. Esto se ha interpretado como un mensaje que lleva al iniciado a ahondar en su propia alma para encontrar la sabiduría.-

El viaje del iniciado debe ser un viaje de dos vías como el curso seguido en un laberinto, que termina volviendo al punto de partida. La idea de que el interior del espíritu es algo susceptible de ser visitado se interpreta como que el principio Hermético "Como es arriba es también abajo", algo así como "si hay dentro también hay fuera". No es casual que se hable de rectificar el alma durante la visita, esto viene a ser el sustrato más intenso de las logias que luego asumen este concepto como modo de vida. Significa un acto de purificación y enderezamiento. Lo doblado debe ser derecho. El sendero recto se debe seguir. Mostrando VITRIOL a los ojos del candidato, la intención es enseñar a buscar dentro de su propia alma y el espíritu para encontrar la piedra filosofal, eso es, la llave a la comprensión y la vida eterna. Vitriol es también el nombre de un compuesto químico: un sulfato cáustico de varios metales, tal como cobre, hierro o el zinc. El aspecto demoníaco de azufre y el color amarillo se conocen bien, esto, junto con el rojo de cobre y el negro de hierro, son los colores básicos del simbolismo alquímico.

Los rituales de los primeros grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado son influidos totalmente por el simbolismo de alquimia, y la decoración de la Cámara de la Reflexión es sólo un de los ejemplos de esta conexión.

3.6.15

Ciudades imaginarias

Habitan ellas en nosotros y no nosotros en ellas, son cruces fugaces, huecos y sonidos en los que ahondamos a menudo ignorando que están ante todo en nosotros. ¿hay otra ciudad que la que imaginamos? Quienes ya no frecuentamos las esquinas en las que crecimos sabemos bien lo que es la alteridad y la ajenización de los espacios físicos. Todas las ciudades en las que vivimos existen en la representación que de ellas hacemos mentalmente, en las esquinas especiales que rememoramos por tal o cual cosa, en las calles o direcciones que se vuelven especiales, o centros subjetivos de ese espacio en el que habitamos. Y si en cierto modo cada uno de nosotros imagina su propia ciudad y vive en su propio lugar, no tenemos sino millones de distintas ciudades imaginarias confluyendo en un mismo espacio geográfico. Nada existe mucho, no como para que lo tomemos en serio.

City-towers, ciudad imaginada por Auguste Perret (1920s)

Schuiten & Peeters revisitan a Perret en Revoir Paris

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...