26.1.10

Sebastián Salgado

Salgado es un fotografo Brasileño, premiado con la distinción Príncipe de Asturias.
Sus trabajos, sobre todo relacionados con retratos, son imagen de la desigualdad en el mundo contemporaneo.
Es un fotografo con un determinante grado de conciencia social. Motivado por sus estudios en economía y por su experiencia cercana con situaciones de pobreza se vió conmovido a punto tal de dedicarse a la fotografía por completo. Con el éxito mencionado. Sus trabajos son cita obligada de todo amante de la fotografía puesto que se trata de uno de los mejores (sino del mejor) retratista contemporaneo.



Pedro Páramo de Juan Rulfo


Rulfo es un escritor de origen mexicano, en su única novela Pedro Páramo (1955) asistimos a un quiebre estilístico en materia de literatura. Lo más relevante sobre su brillante irrupción es su estilo.
Pedro Páramo marca una constante encastración de varios planos narrativos, de forma que el presente y el pasado se entreveran todo el tiempo a través de las voces y los recuerdos de los distintos personajes.

Rulfo es considerado como EL exponente del "realismo mágico".
Y es que el libro va mucho más lejos de un viaje largo por parte del protagonista para cumplir con una fútil promesa de lecho de muerte. Tiene la dosis necearia de Ciencia Ficción traída de los pelos sobre el día a día, se escabulle intelectualmente en la rutina y para cuando notamos su presencia, nos encontramos con algo completamente distinto a lo que veníamos pensando que estabamos leyendo.

El autor no es una persona a la que le guste hacerse entender a la primera, es complejo, intrincado, sinuoso. Plaga su relato de imágenes y metaforas, no es un autor de moralejas, es un tipo que por momentos hasta nos deja la duda de si tenía pensada la próxima página mientras escribía la que leemos.
Una cita a la que no debemos faltar, siendo una de las tantas compañías de viaje que se sorprenderan con lo que encontraremos renglón tras renglón.
Todo escrito con el fabuloso codo de Rulfo...
perdón, del Gran Rulfo....

Mercaderes del Espacio


Mercaderes del espacio es una novela de ciencia-ficción escrita por Frederik Pohl y Cyril Kornbluth en 1953. Una distopía donde el sistema económico se tragó al sistema político, donde las grandes compañías multinacionales ejercen el poder, sin intermediarios, y hasta el fin...
En la novela la sociedad ha sido estratificada rígidamente en productores, ejecutivos y consumidores...
No es meramente un mundo donde el hombre de la publicidad es el rey; combina además el "perfecto" lujo y la escasez, completamente opuesto a la idea de noocracia, este sistema plantea aparatos fantásticos coexisitendo con la falta de combustible, toda clase de bebidas, drogas y gomas de mascar... y una extrema escasez de proteínas. En este aspecto recuerda una observación de George Orwell sobre los lujos, en camino de convertirse en menos caros y fáciles de obtener que los artículos de primera necesidad. Y es casi directamente proporcional la relevancia de estas obras a su constante encadenamiento con novelas del mismo género... decir Fahrenheit 451 de Ray Bradbury; decir A perfect World de A. Huxley; Nosotros de E. Zamiathin o del mencionado G. Orwell, la famosísima 1984.
La importancia histórica de las distopías como obras del género es más que algo de caracter fruto-profético. No se trata de meras divagaciones a lo Nostradamus. Quien escribe una obra distópica no trata de quitar el velo que cubre al futuro, ni de embocarle a algo. Trata de advertir algo que está notando. Que está notando a raz de piso, y no con tecnicismos intelectualoides. Lo realmente importante es lo que nos gritan, la señal de Stop que nos levantan. Casi siempre hasta ahora muy acertada. Me atrevería a decir que el único cuco que se le escapó a las distopías es el calentamiento global. Nunca imaginado. Tan criminal que ni al más apocaliptico escritor se le ocurrió al parecer.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...