18.5.18

la vida atravesada


Atravesados por nuestras vanidades y convicciones, ya finalmente vamos a perecer sin remedio ni preguntas. La sola magnitud de lo que hemos pensado un día va a terminar con nosotros, aplastándonos desde dentro hacia fuera, convirtiendo nuestros cuerpos en envoltorios de emociones amasijadas:

  • quitás un envoltorio
  • otro envoltorio
  • quitás otro envoltorio
  • más envoltorios

lo único que va a quedar de lo que somos es lo que otros tengan en su memoria. Vamos camino a ser la memoria de otro, vos existís porque yo recuerdo que lo hacías, yo existo porque vos recordás que yo te recodaba. 

11.5.18

movimiento



movimiento emocional
vas a perimir
tarde
temprano
te vas y te fuiste 
cuando quise parpadear ya no eras
movimiento ante todo
el carácter decrepito de la emoción
la neurastenia casi como consejo de vida
no vayas a molestarte
todo terminará pronto

6.5.18

Ontologías: senescencia

En la nada el sonido reproduce la Alteridad

Jeautú es una palabra derivada del griego "auto". "Auto" se usa para indicar algo con movimiento propio. Curiosamente, "auto" deriva de "aer", lo que circunda un espacio de modo natural, podemos traducirlo sin temor a equivocarnos como aire o viento. El mismo viento que somos, el movimiento que no podemos detener. Imbricados en esa senescencia constante de la mente vamos, a parpadeos, tanteando, hasta cierto punto en que cuando queremos acordar todo es silencio.
En teoría, la soteriología nos explica diversas mentiras religiosas sobre cómo vamos a poder acceder a la gracia de la salvación. No se puede hacer una soteriología de cómo el cerebro cura sus heridas, son abstractas, están compuestas de humo y colores, de vientos. Nosotros sólo estamos (apenas) capacitados para curarnos (y en realidad, casi nunca podemos hacerlo), no para comprender cómo fue que nos curamos. La inercia es todo lo que nos queda.

29.4.18

Ontologías: Buscar

Los dos soles del InstantView


“Si las puertas de la percepción quedaran depuradas, todo se habría de mostrar al hombre tal cual es: infinito.”
William Blake.
En toda búsqueda apasionada, la búsqueda es más importante que el objeto buscado. Ya sea un sol doble o algo eventualmente inexistente como los fundamentos mismos de la existencia, buscar es una actitud que se debe tener ante la vida: curiosidad.
El motus es la ausencia, la búsqueda moviliza la ansiedad por ocupar ese hueco. Buscar enseña a vivir, y como todo buen maestro, el docente protege al alumnos de su propia influencia. Hay que buscar sin percibir la ontología del acto que significa la búsqueda. Al límite del lenguaje, se busca desde la irreflexión, desde el caracter mismo de la cosa que es. Sepan buscar sin más, sean curiosos porque sí, y las puertas de la "interrogancia" se abrirán para no volver a cerrar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...