19.8.17

humilde colaboración de Dostoievski con la idioteca

«Yo tengo la idea de que cuando un hombre ríe, la mayoría de las veces es una cosa que repugna contemplar. La risa manifiesta de ordinario en las personas un no sé qué de vulgar y de envilecedor, aunque el que ríe casi nunca sepa nada de la impresión que está produciendo. Lo ignora, lo mismo que se ignora por lo general la cara que se tiene durmiendo. Hay durmientes que cuyo rostro sigue pareciendo inteligente, y otros, inteligentes por lo demás, que, al dormirse, adquieren un rostro estúpido y hasta ridículo. Ignoro a qué se debe eso: quiero decir solamente que el reidor, como el durmiente, lo más ordinario es que no sepa nada de su rostro. Hay una multitud extraordinaria de hombres que no saben reír en absoluto. En realidad, no se trata de saber: es un don que no se adquiere. O bien, para adquirirlo, es preciso rehacer la propia educación, hacerse mejor y triunfar de sus malos instintos: entonces la risa de un hombre así podría muy probablemente mejorarse. Hay una gente a la que su risa traiciona: uno se da cuenta en seguida de lo que llevan en las entrañas. Incluso una risa indiscutiblemente inteligente es a veces repulsiva. La risa exige ante todo franqueza, pero ¿dónde encontrar franqueza entre los hombres? La risa exige bondad, y la gente ríe la mayoría de las veces malignamente. La risa franca y sin maldad, es la alegría: ¿dónde encontrar la alegría en nuestra época y dónde encontrar a la gente que sepa estar alegre? (…) La alegría de un hombre es su rasgo más revelador, juntamente con los pies y las manos. Hay caracteres que uno no llega a penetrar, pero un día ese hombre estalla en una risa bien franca, y he aquí de golpe todo su carácter desplegado delante de uno. Tan sólo las personas que gozan del desarrollo más elevado y más feliz pueden tener una alegría comunicativa, es decir, irresistible y buena. No quiero hablar del desarrollo intelectual, sino del carácter, del conjunto del hombre. Por eso si quieren ustedes estudiar a un hombre y conocer su alma, no presten atención a la forma que tenga de callarse, de hablar, de llorar, o a la forma en que se conmueva por las más nobles ideas. Miradlo más bien cuando ríe. Si ríe bien, es que es bueno. Y observad con atención todos los matices: hace falta por ejemplo que su risa no os parezca idiota en ningún caso, por alegre e ingenua que sea. En cuanto notéis el menor rasgo de estupidez en su risa, seguramente es que ese hombre es de espíritu limitado, aunque esté hormigueando de ideas. Si su risa no es idiota, pero el hombre, al reír, os ha parecido de pronto ridículo, aunque no sea más que un poquitín, sabed que ese hombre no posee el verdadero respeto de sí mismo o por lo menos no lo posee perfectamente. En fin, si esa risa, por comunicativa que sea, os parece sin embargo vulgar, sabed que ese hombre tiene una naturaleza vulgar, que todo lo que hayáis observado en él de noble y de elevado era o contrahecho y ficticio o tomado a préstamo inconscientemente, y de manera fatal tomará un mal camino más tarde, se ocupará de cosas “provechosas” y rechazará sin piedad sus ideas generosas como errores y tonterías de la juventud.

No inserto sin intención aquí esta larga parrafada sobre la risa, sacrificándole la coherencia al relato; la considero como una de las más serias conclusiones que yo haya extraído de la vida. (…) No comprendo más que una cosa: que la risa es la prueba más segura de un alma. Mirad a un niño; ciertos niños saben reír a la perfección, y por eso son irresistibles. Un niño que llora me resulta odioso, pero el que ríe y se alegra es un rayo del paraíso, una revelación del porvenir en el que el hombre llegará a ser, por fin, tan puro e ingenuo como un niño.»

Fiódor Dostoievski
El Adolescente

17.8.17

Alguien que sostenga tu cabeza muerta

foto de Hunter Gillman

Torres de ausencias


Agujeros en vos


Veo a través de la ventana, la ausencia navega en el Río de la


Plata


Y caes de nuevo


Te sentís usada y matemática


El resultado de un dato


Un animal


Embravecido


Adormilado por un dardo furtivo


¿Te pusiste a pensar algo nuevo?


Las calles quedan todas vacías


Todas vacías para vos


Pero no sabés usarlas


Como una parte de vos que no sabés usar


Te vas y volvés


Jurás que no querés volver,


pensás que


no tendría porqué volver


Juro que te veo rendirte


Y de nuevo


Te caes otra vez, otra vez más


Y cada vez que te caes


Nunca vas a parar de caer


Desconfiás, perdés los deberes


Después es el reloj espantoso ese


Despertar, querer dormir, levantarse, querer dormir


Ir a dormir, querer no poder


Tener que dormir por error


Tararear las canciones más de una hermosa y anciana


Patti Smith


Lo que te falta y oís


El dolor y el agujero


Son reales


Crecer deja surcos en la piel


Mapas enteros de automutilación


Pero nada de eso puede decirte bien


Cómo es que vas a salir de esto




Si es que salís

15.8.17

XXX contemporáneo

Watching natural-looking people engaging in sex that is consensual, pleasurable and realistic may not be harmful–heck, it might be a good idea–but that is generally not what the $97 billion global porn industry is shilling. Its producers have one goal: to get men off hard and fast for profit. That means eroticizing the degradation of women. In a study of behaviors in popular porn, nearly 90% of 304 random scenes contained physical aggression toward women, who nearly always responded neutrally or with pleasure

Observar a personas de apariencia normal comprometiéndose en un acto sexual que es consensuado, disfrutable y realista no tiene por qué ser dañino, puede ser una buena idea, pero eso no es lo que tiene en mente la industria del porno, que gana 97.000 millones de dólares a escala mundial. Sus productores solo tienen un objetivo: excitar a los hombres lo más efectiva y rápidamente posible para sacar provecho. Esto significa erotizar la degradación de la mujer. En un estudio de comportamientos sobre el porno más popular, cerca del 90% de las 304 escenas escogidas al azar contenían agresiones físicas contra las mujeres, que casi siempre respondían con neutralidad o con placer

Girls & Sex: Navigating the Complicated New Landscape – Peggy Orenstein

10.8.17

Ontologías: El miedo, parte II

de Aedra
Cuando el miedo se arraiga queda su latencia entre los músculos y uno teme sin saber, tiembla sin comprender. Ese procedo de arrobamiento ya fue desarrollado. Pero quien crea teme secarse y perecer en la no creatividad, quien piensa (correcta o incorrectamente) teme la estupidez perenne de quien no sabe observar. En ellos el miedo es algo más que temor, es la moción a través de la cual desarrollan el ser, el miedo empuja, lleva a que seamos eso que no queremos ser. Tenerle miedo a algunas cosas es necesario, esencial, en su actitud irreflexiva sólo puede atormentarnos y movernos involuntariamente al escape, ser otra cosa. Tenemos que entender que el miedo puede convertirnos en personas que sólo se componen de temor, pero también que el no miedo estanca, no temer a nada es tan dañino como temerle a todo. Hay cierta cuota de pánico que debemos administrar con inteligencia como para entender a donde no queremos ir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...